Categoría

Transformación digital

Vitamina T

La Vitamina T es fundamental para acelerar el ritmo de crecimiento de los seres vivos… y de las empresas, desencadenado transformaciones que impulsan su desarrollo estratégico y económico, gracias a la adopción de nuevas soluciones tecnológicas que optimizan sus procesos internos e incrementan su competitividad.
Descubre las 4 propiedades de esta poderosa vitamina.

Nuestro organismo necesita vitaminas y minerales para realizar sus funciones y conservar la salud. Muchas de ellas reciben nombres de letras (A, B, C, D, E…). Algunas incluso van acompañadas de números para diferenciarlas (B1, B2, B3, B5 o B12). Están presentes un multitud de alimentos y resultan imprescindibles para la vida. De hecho, el origen de la palabra procede del vocablo en latín “vita”, que significa vida.

La carencia de algunas de estas sustancias puede desencadenar determinadas enfermedades. Por eso, es importante tomar los alimentos que las contienen o determinados suplementos vitamínicos si un médico lo prescribe.

Cada vitamina cumple unas funciones específicas. Algunas, las más conocidas, protegen la vista (A), otras fortalecen los huesos (D), el corazón (E) o la circulación (K y B6). Otras nutren el sistema nervioso (B1, B2 y B3), contribuyen a producir hormonas (B5), preservan la salud de piel, uñas y cabello (B9 y B12) o son un potente antioxidante (C).

Sin embargo, hay otro grupo de vitaminas que son mucho más desconocidas, y sobre las que se sigue investigando para conocer más acerca de sus propiedades. Es el caso de la vitamina T o termitina, un complejo de sustancias bioestimulantes que se obtiene de las termitas y cuyo principal beneficio es que acelera el ritmo de crecimiento.

En 1930, el biólogo profesor Goestsch, de la Universidad de Graz (Austria), realizó un estudio con insectos y descubrió una sustancia que activaba el metabolismo de estos animales, acelerando su desarrollo y provocaba transformaciones que modificaban la herencia genética de la especie. A su descubrimiento lo denominó complejo vitamínico T. Años más tarde fue aplicada en animales vertebrados y en el ser humano, aunque en éstos, la respuesta al estímulo es menor que en los insectos. No obstante, ejerce un efecto positivo sobre el crecimiento en estatura, el aumento de la fuerza muscular o la coloración de la piel.

Desde hace algunos meses, la vitamina T se viene aplicando con éxito al mundo empresarial, proporcionando beneficios demostrados en el desarrollo estratégico de algunas organizaciones, en la implementación de procesos internos más eficientes y la gestión del cambio para adaptarse a entornos cada vez más competitivos y digitales.

Las propiedades de esta poderosa vitamina son 4:

  • T de Transformación (digital y no digital). Estamos inmersos en una auténtica revolución digital. Las empresas necesitan una completa reestructuración y transformación global para adaptar su modelo de negocio a las demandas y necesidades del consumidor actual. La digitalización de las empresas es el detonarte que deja al descubierto una serie de carencias e ineficiencias que precisan de un aporte vitamínico extra para que todos los integrantes de la empresa puedan adaptarse y alinearse a un profundo proceso de cambio que es ineludible para la mayoría de empresas. La cuestión ya no es si debe iniciarse un tratamiento o proceso de transformación, sino cómo y cuándo se va a iniciar.
  • T de Tecnología. La tecnología, además de ser una poderosa fuente de innovación, se ha convertido en un must para cualquier empresa. Cada vez son más necesarias las herramientas de análisis de negocio, implementar plataformas colaborativas para optimizar el trabajo en equipo y el flujo de información, adentrarse en entornos virtuales de trabajo, utilizar plataformas de gestión del rendimiento o apoyarse en herramientas de cloud computing.
    El desconocimiento de las soluciones tecnológicas disponibles unido a la rápida proliferación de nuevas aplicaciones pueden provocar una indigestión en los responsables de la adquisición e implementación de nuevas tecnologías en las empresas. Equivocarse con la solución, elegir la opción más justa o decantarse por el “caballo grande, ande o no ande” son algunos de los síntomas de esta indigestión.
    La dosis vitamínica apropiada en este caso es ajustarse a las necesidades reales de la empresa en esta materia y aplicar únicamente aquellas soluciones que contribuyan a optimizar la gestión de la empresa y en la dosis necesaria.
  • T de Talento. Al hablar de talento estamos hablando de personas. La transformación conlleva implícito un proceso de gestión del cambio, y este cambio afecta, no solo a la cultura de la organización, sino también a la actitud y el compromiso de los componentes de dicha organización. Gestionar el talento de la empresa implica adecuar el equipo humano a las necesidades de cada momento. Una implementación inadecuada producirá efectos secundarios cuyos síntomas se manifestarán a través de desmotivación individual o colectiva, desconocimiento de lo nuevo, incapacidad para hacer algo distinto, conflictos internos o falta de compromiso de los empleados.
    El complejo vitamínico T actúa sobre la actitud, el conocimiento, las competencias y el compromiso, proporcionando grandes beneficios para las personas, los equipos y el conjunto de la empresa.
  • T de Transparencia. Las empresas actuales son menos jerárquicas y están más orientadas a fomentar el trabajo en equipo y la interacción entre sus trabajadores y sus clientes. Los objetivos son cada vez más colectivos y se centran en la satisfacción del cliente. Por ello, los procesos internos deben ser cada vez más cooperativos y transparentes.
    En este sentido, las herramientas colaborativas ejercen de vitamina T al proporcionar soluciones de comunicación y de gestión de proyectos que permiten el trabajo en equipo sin que exista la necesidad de estar físicamente en un mismo espacio. Se puede compartir información y conocimiento en múltiples formatos y otorgar permisos de acceso a cada nivel de información para que todo el mundo, incluido el cliente, pueda estar al corriente de la información que precisa en cada momento. Además, pueden hacerlo a través de un navegador web o del propio smartphone, lo que favorece la movilidad y la rapidez de respuesta.

Se confirma de este modo que la Vitamina T es fundamental para acelerar el ritmo de crecimiento de las empresas y desencadenar transformaciones que las dimensionen a escenarios de mayor desarrollo estratégico y económico.

No es fácil encontrar esta vitamina, pero buscando por la T de TAKTIC, encontramos una empresa capaz de gestionar el cambio tecnológico y organizacional que supone para las empresas la adopción de nuevas soluciones tecnológicas, tanto en sus procesos internos como para sus empleados.

El expertise de TAKTIC despliega un amplio ecosistema de soluciones en las áreas de Consultoría, Marketing, Estrategia, Training & Coaching y Advisory.

Expertos en Transformación Digital

TAKTIC ofrece completos tratamientos a base de Vitamina T para ayudar a empresas y organizaciones a que los sistemas de información les ayuden a mejorar el funcionamiento de su negocio, detectar oportunidades de mejora y obtener más rentabilidad que les ayude a competir.

El lema “Aligning Business & Technology” refleja la convicción acerca de la importancia de adecuar la tecnología necesaria a las características de cada negocio para favorecer la consecución de resultados óptimos.

En TAKTIC, somos expertos en transformación digital y auténtica Vitamina T para tu negocio.

Más info: www.taktic.es