Haciendo cerveza, más blanca y menos roja

27 enero 2017

La centenaria empresa aragonesa Cervezas Ambar está rejuveneciendo su imagen para lanzarse a una aventura histórica en la compañía, incrementar su presencia y su participación en el mercado nacional.

Desde su creación en 1900 esta empresa cervecera sigue en constante evolución, manteniendo su carácter independiente y su espíritu de empresa familiar. Elabora la cerveza en las mismas instalaciones de siempre, ubicadas en una zona céntrica de Zaragoza, donde  mantiene los procesos artesanales del siglo XX, como  una maltería  propia y la única sala de fermentación de tinos abiertos que existe en la actualidad en nuestro país.

En la actualidad, la empresa produce 15  variedades de cerveza, lo que la convierte en la fábrica con mayor número de especialidades. Destacan productos como Ambar 1900, única de alta fermentación en el país; Ambar Negra, elaborada con caña de azúcar; Sputnik, aromatizada con vodka; o Radler, con zumo de limón, posicionada en el segmento premium de su categoría. Además, fue la primera empresa en fabricar cerveza sin alcohol en España y una de las pioneras en la elaboración de cerveza sin gluten, que en su variedad sin alcohol se convirtió en pionera mundial.

Una prueba inequívoca de la calidad de los productos Ambar es el reconocimiento internacional obtenido en 2016, al ser galardonada con cuatro distinciones en los World Beer Awards y con dos medallas de oro en los World Beer Challenge.

Invertir para seguir creciendo

Aunque Cervezas Ambar es líder del mercado aragonés con un 50% de cuota y exporta a más de 20 países, entre ellos Estados Unidos, Japón, Australia o Reino Unido, sigue teniendo una asignatura pendiente, incrementar su cuota de mercado en España.

Por eso, hace algunos meses, la compañía puso en marcha un plan de inversiones a cuatro años con una provisión de cien millones de euros para alcanzar los siguientes objetivos:

  • duplicar su participación en el mercado nacional, pasando del 2% actual al 4%;
  • ampliar la producción desde los 70 millones de litros de cerveza hasta los 200 millones de litros;
  • incrementar las exportaciones a mercados internacionales, pasando del 3,7% de la producción al 7%;
  • y proporcionar empleo a más de 1.000 profesionales, plantilla que desde hace unos años mantiene un incremento constante.

Parte de la inversión va destinada a optimizar la capacidad productiva de la empresa y a automatizar procesos internos. El resto tiene como destino la renovación de la imagen corporativa y la implementación de acciones de marketing.

En este punto se enmarcan las recientes acciones desarrolladas por la compañía en los últimos días.

Nueva imagen: Más blanco, menos rojo, igual de Ambar

Este mes de enero, Ambar ha renovado la imagen de sus productos emblemáticos, Ambar Especial, Ambar 0,0, la gama de cervezas sin gluten y Ambar Original, que ha pasado a denominarse Ambar Clásica.

El nuevo diseño concierne a las etiquetas, que han pasado de los tradicionales colores rojo y dorado a incorporar una destacada presencia del color blanco. De este modo se pretende modernizar la imagen sin perder la esencia de la marca, destacando el posicionamiento de cerveceros independientes y la calidad del producto.

Las etiquetas mantienen el icono, recuperado de documentos históricos de la empresa, e introducido en el anterior restyling de algunos productos, hace apenas dos años. Se trata de un triángulo dorado que refleja el año de fundación en su interior y la firma del primer maestro cervecero alemán Charles Schlaffer. Este símbolo se conjuga como sello de garantía y también como elemento de identidad, pues simboliza los tres elementos básicos utilizados en la elaboración del producto, agua, malta y lúpulo, y las tres provincias que conforman Aragón.

El nuevo diseño ha sido realizado por el estudio Enric Aguilera Asociados, expertos en proyectos de branding y packaging, y reconocidos por los festivales y concursos de diseño más importantes de nivel internacional, como el León de Cannes, el New York Festival, el Art Directors Club o los Laus Awards.

Esto tiene una explicación

El cambio de identidad va acompañado de una campaña de comunicación que bajo el claim “Esto tiene una explicación”, tiene como objetivo aclarar al consumidor habitual de la marca, de una forma directa que, aunque el diseño es distinto, más blanco y menos rojo, el producto es el mismo, nada ha cambiado en la composición del producto ni en sus cualidades organolépticas. Los mensajes que ilustran la campaña en diferentes soportes publicitarios deja claro que todo sigue igual: “Más blanco, menos rojo, igual de Ambar” o “Llevas toda la vida bebiendo esta cerveza”.

Pero, por otra parte, la compañía quiere transmitir a sus leales consumidores, de una forma indirecta, que este cambio de imagen era imprescindible para adaptarse a la transformación del mercado cervecero, cada vez más exigente para las empresas que en el operan. Así mismo, hace constar al consumidor que con esta modificación se pretende conquistar nuevos clientes, presentando la marca “allá donde nadie la conoce”, asociando Ambar a una imagen de producto de alta calidad que aúna tradición e innovación.

Ambar incorpora un nuevo diseño y etiqueta nueva para el seguidor de toda la vida, pero se convierte en una cerveza nueva para muchos.

Esta acción de comunicación, que cuenta con diferentes soportes de publicidad exterior, prensa y digital, tiene un ámbito más local, pues se dirige a los consumidores habituales.

Haciendo cerveza

Tras el cambio de imagen, la empresa cervecera ha estrenado Haciendo Cerveza, una serie basada en hechos y personajes reales, con la que la marca se estrena en el panorama publicitario nacional, eligiendo un formato poco convencional, pero muy eficaz para alcanzar posicionamientos de prestigio, siempre y cuando la serie despierte el interés de la audiencia.

Se trata de la primera serie española sobre el oficio cervecero. Consta de ocho capítulos en su primera temporada y cuenta con un conocido elenco de actores que dan vida a los trabajadores de Cervezas Ambar, como José Coronado, Enrique Villén, Txema Ruiz, Cristina de Inza, Esperanza Pedreño, Enrique Ruiz, David García o Hugo Alejo. Como anécdota, los actores tuvieron la oportunidad de convivir con los trabajadores de Ambar a los que interpretan y cuyos nombres reales mantienen en la ficción.

Se rodó en las instalaciones de la histórica fábrica de Cervezas Ambar, ubicada en el barrio zaragozano de San José, que constituye una auténtica joya de la historia de la cervecería española y, a su vez, el último resquicio del patrimonio industrial de la ciudad aragonesa.

La serie refleja el día a día de la fábrica en las distintas fases de la elaboración de la cerveza, dando protagonismo desde el maestro cervecero hasta el responsable de marketing, reflejando la obsesión que tienen por experimentar y descubrir nuevas cervezas, e incluso recreando la curiosa relación entre algunos de los trabajadores. El uso del humor cotidiano, salpicado de  anécdotas basadas en situaciones reales, sirve de hilo conductor de la trama cervecera que se alojará por completo en la web www.ambar.com/haciendocerveza.

Ideada por la agencia Mr. John Sample, realizada por la productora Tesauro, la serie ha sido dirigida por el director Félix Fernández de Castro y ha contado con la colaboración del reconocido Javier Olivares (El Ministerio del Tiempo) en el desarrollo de los guiones. La cabecera es obra de User T38 y la música original ha sido creada en exclusiva para la serie por Le Crem.

La campaña, que tiene un fuerte componente digital, cuenta con más de media hora de material audiovisual; ocho capítulos de entre dos y tres minutos y seis piezas “making of”. Además la campaña contará con cuatro spots de 20” para televisión y 10 piezas de 10” para redes sociales.

Cabe destacar también los potentes visuales, con un carácter fabril muy marcado y la fotografía en blanco y negro de Papo Waisman que se utilizarán en revistas y publicidad exterior de distintos formatos.

En palabras de Enrique Torguet, director de marketing de Cervezas Ambar, La campaña tiene mucho de verdad. Nosotros no hacemos cerveza, somos cerveceros. Vivimos nuestro oficio y necesitábamos encontrar una forma de transmitir la pasión con la que hacemos los productos en los que creemos”.

Con esa pasión en el trabajo bien hecho y con un producto que ha sido profeta en la tierra que le vio nacer, Cervezas Ambar se lanza al desafío de seducir a nuevos amantes de la cerveza de calidad.

Brindemos por su merecido éxito!!!

Dejar un comentario

Artículos relacionados