Superpyme

30 septiembre 2013

Hay momentos en los que se necesitan personas dispuestas a sacrificarlo todo en beneficio de una causa superior que ayude a los demás a superar sus dificultades y vencer las injusticias a las que se ven sometidos a diario. Son héroes anónimos que, a través de sus valores morales altruistas y de su coraje, allanan el camino a sus semejantes.

Y cuando los cambios se suceden con gran velocidad, como ocurre en la actualidad, hacen falta superhéroes que atesoren poderes sobrehumanos para luchar en defensa de millones de inocentes combatiendo las amenazas que les acechan. Éstos seres extraordinarios suelen resguardarse tras una identidad secreta que les protege de los villanos que quieren sacar partido ilicito de los cambios que se producen, eliminando de su camino a todo aquel que se atreva a interponerse.

Cuando llega el momento de enfrentarse al mal y a la injusticia, el superhéroe se despoja de su identidad secreta y salta a la escena pública con un uniforme, generalmente de colores muy llamativos, que le identifica y ayuda a reivindicar su causa.

Hace algún tiempo, descubrí a uno de esos superhéroes que se hace pasar por uno de nosotros, y que ayuda a muchas personas a través de sus libros, talleres y conferencias.

Se trata de Superpyme, un experto que ayuda a empresarios y profesionales, generalmente pymes, a enfocar el reto de modernizarse y adaptarse a los continuos cambios que se producen a su alrededor, reivindicando en todas sus apariciones públicas que “ama a las pymes”.

Su traje de superhéroe, un mono de trabajo granate con corbata a juego, lleva impresos mensajes como “I love pyme” o “el vaso está medio lleno” como lema del optimismo realista que difunde en su lucha contra los que el denomina “trastornados”.



No es una crisis. Es un cambio estructural

Su último libro, lleva por título “No es una crisis. Es un cambio estructural”. En él se exponen diferentes ideas, planteamientos y herramientas que tienen como objetivo transformar la percepción del momento actual, en el que probablemente se está produciendo el mayor cambio económico y social en la historia de la humanidad, motivando a los lectores a adentrarse con paso firme en el siglo XXI y dejar atrás todos los frenos y hábitos que les impiden avanzar hacia el resto de su vida.

El libro marca una linea que diferencia entre crisis y cambio estuctural. Mientras la crisis es tan sólo una pequeña parte visible de todo lo que está ocurriendo a nuestro alrededor, el cambio estructural representa una nueva forma de organización que transforma completamente la vida de los seres humanos sin que, probablemente, se den cuenta.

Esta situación hace que haya personas que se adapten rápidamente a ese cambio y que otras se resistan a evolucionar, quedando desfasados y viendo como su situación se va deteriorando progresivamente, dando lugar a una brecha insalvable que diferencia entre inadaptados y adaptados. Mientras unos niegan el cambio y quedan inmolivilizados otros aceptan la realidad y trabajan duro para no quedar descolgados y encontrar oportunidades que les hagan obtener las máximas ventajas de la nueva situación.

Con un lenguaje descarado, directo y muy claro, Superpyme denuncia la ceguera que se ha instalado en nuestra sociedad y sugiere lo que él ha bautizado como las “12 tablas para surfear en el diluvio”:

  1. 1. Vivimos en un lugar llamado mundo
  2. 2. Todo va a ser transversal
  3. 3. La cooperación: se ha terminado el tiempo de los llaneros solitarios
  4. 4. En la economía del siglo XXI, vender… lo es todo.
  5. 5. La ley de Sara Yésica Market: el mercado, el gran tirano
  6. 6. Se único en la medida de lo posible
  7. 7. Aprende a vivir en la incertidumbre, por si viene el coco
  8. 8. Agilidad y adaptación
  9. 9. La mejora continua como forma de vida
  10. 10. Manejar la información, más dificil que el fuego
  11. 11. Integrar la tecnología como base de trabajo
  12. 12. La ecología. ¿Cuánta mierda más podemos echar al planeta?

Su mensaje en el libro y las ideas que expone en sus conferencias no dejan indiferente a nadie:

Quién es Superpyme

Ideoblogía, que comparte su afecto por las pymes, quiere revelar en exclusiva la identidad secreta de Superpyme. Se trata de Fernando Sánchez Salinero, un “superhéroe” especializado en el crecimiento de empresas y personas, en especial en el mundo de las PYMES, y en desarrollar proyectos que llenen de energía y vida a cualquier organización, revitalizándolos y ayudando a pasar empresas y personas del siglo XX al siglo XXI.

Tras estudiar Derecho en la Universidad de Salamanca, ha desarrollado toda su labor profesional en el mundo de la empresa. Ha formado y dirigido numerosos equipos comerciales, destinando los últimos años de su carrera a la formación y desarrollo de directivos, empresarios y equipos de venta, a través de seminarios y talleres temáticos, así como colaboraciones en el corazón de las empresas.

Es socio fundador de la consultora Utopía Leonardo, la Escuela Profesional de la Venta y el Instituto de Desarrollo Pyme.

En el campo de la escritura ha ganado numerosos premios literarios a nivel nacional.

Centrado en lanzar mensajes de calado, directos y profundos, que llegan a mover a las personas por dentro, con un estilo divertido y provocativo, que rompe la barrera de la resistencia a los cambios y motiva desde el compromiso, el sentido común y la sensatez.

Si tú también quieres descubrirlo te sugiero que le vigiles muy de cerca en Twitter: @Superpyme007, y en Facebook

Dejar un comentario

Artículos relacionados