Autor

Luis

No siempre se tiene la oportunidad de ponerse delante de un auditorio selecto y exigente… los líderes del futuro. Hace unos días lo hice, y la experiencia fue increíble.

La audiencia estaba compuesta por alumnos de segundo curso de bachillerato del Colegio FEC Nuestra Señora del Carmen de Zaragoza. El momento vital en el que dichos alumnos se encuentran es realmente fascinante, pues en pocos meses tienen que superar la PAU (Prueba de Acceso a la Universidad) y elegir los estudios con los que buscarán un camino profesional para diseñar una parte fundamental de sus vidas.

Empezamos hablando de un nuevo concepto cuyos síntomas resultan muy familiares a muchas personas, especialmente adolescentes. Se trata de la Nomofobia, un trastorno que sufren muchas personas por miedo a estar sin teléfono móvil. El término proviene de la expresión inglesa “nomophobia”, cuyo significado es “no-mobile-phone fobia”. Los adolescentes son uno de los grupos de población más afectados por esta nueva enfermedad, dado que sus relaciones sociales se construyen en torno al dispositivo móvil, lo que, sin duda, les genera una enorme dependencia, además de centrar gran parte de sus preocupaciones y de su atención.

Pero, como más allá del teléfono móvil hay vida, era importante enfrentarlos a un espejo de realidad para hacerles tomar conciencia que su futuro depende de que enfoquen toda su atención en ellos mismos y se proyecten al futuro para descubrir como quieren que sea su vida.

Para ello, durante aproximadamente una hora, trabajamos algunas ideas clave que ayudan a los adolescentes (y adultos) a liderar su vida:

  • El riesgo de moverse por percepciones. Es importante distinguir entre la realidad y como interpretamos dicha realidad, en base a nuestra cultura, experiencia, educación, valores o expectativas. La percepción de la realidad condiciona nuestro comportamiento y nuestras decisiones. La adolescencia es un buen momento para comenzar a tomar conciencia de la necesidad de distinguir entre realidad y percepción para evitar errores de interpretación, tomar decisiones equivocadas o ser manipulado fácilmente. Toca elegir un futuro, por eso hay que poner toda la maquinaria a trabajar con seriedad y responsabilidad, con nitidez y sin fantasías.
  • Elegir la actitud positiva. La actitud es una poderosa arma para enfrentarse al mundo y a las circunstancias que se presentan en la vida real. La actitud de una persona frente a algo inesperado marca la diferencia, pues demuestra la capacidad de la persona de superar o afrontar cierta situación. Todo lo que está por venir es incierto. Por eso, el adolescente tiene que prepararse para asumir cualquier circunstancia y enfrentarla con madurez y energía, y siempre, de forma positiva. Elegir la actitud cada día ayuda a crear el futuro que se desea.
  • El impulso de la motivación. Tener claros los objetivos es el primer paso. Dirigir la conducta hacia el logro de esos objetivos es el segundo. Poner toda la energía necesaria para alcanzarlos es casi una garantía para alcanzarlos. La motivación varía en función de cada persona e incluso, en una misma persona, en función del momento. Saber encender la chispa que pone en marcha el motor para rodar hacia nuestros sueños es fundamental para no atascarse en la línea de salida. Nuestro futuro depende de cada uno de nosotros y de la energía que pongamos en alcanzarlo.
  • El poder de volverse a poner en pie. Desde que damos nuestros primeros pasos aprendemos que siempre hay que levantarse cuando se cae. De otra manera, nunca aprenderíamos a caminar. La vida es lo mismo. Atravesamos momentos en los que sentimos caer y toca ponerse en pie para continuar. La capacidad de las personas para adaptarse a los problemas y situaciones adversas, compensando lo negativo con una actitud positiva y optimista se llama resiliencia. Consiste en saber aprender de la derrota y transformarla en oportunidad de desarrollo personal. Es un maestro poderoso que puede habitar en nuestro interior si nosotros queremos. Hay muchos ejemplos de personas que nunca sucumbieron ante la adversidad ni ante situaciones realmente extremas. Ellos son el mejor estímulo para convencernos de que debemos superar cualquier obstáculo que se nos presente en la vida. Y seguro que lo haremos.

Qué envidia, estar delante de un grupo estupendo de jóvenes que tienen toda una vida por delante para cumplir los sueños que se propongan. La experiencia para mi fue maravillosa, y no podía dejar de lanzar unos consejos finales para dejar en cada una de sus mentes una pequeña huella de mi paso por sus vidas: “no os rindáis nunca”, “dad siempre el 100% ante cualquier situación”, “sed siempre la mejor versión de vosotros mismos”, y sobretodo, “vivid a tope”.

Sois los líderes del futuro, y vuestro futuro dependerá de cómo lideréis vuestra vida.

Son las 6 de la mañana. El despertador suena puntual, como siempre. Tengo que levantarme, ducharme y desayunar antes de tomarle el pulso a la meteorología del día. Un paseo con mi perro por el parque me ayuda a poner en orden las tareas que tengo por delante y a prepararme mentalmente para afrontar una dura jornada de trabajo…, una más.

Al subir, preparo mis cosas, cojo las llaves del coche y voy para mi oficina. De camino dejo a mis hijos en el colegio y les animo a trabajar duro para alcanzar sus sueños.

Ya son las 8 de la mañana. Después de tomar un café para despejar mi cabeza, consulto en mi agenda la primera tarea de mi jornada. Representa el pistoletazo de salida de una carrera sin sentido en lo que se supone que será un frenético día…, uno más.

Llamadas telefónicas, informes, reuniones, cuentas de explotación, números y más números, son parte del “tengo que hacer” que presiona mi mente desde que suena el despertador, y algunas veces, incluso antes de que anuncie la hora de ponerse en pie.

El día avanza, y con el día, mi vida.

De repente, una pregunta me asalta… “pero, ¿realmente esto es lo que quiero hacer?”. La respuesta es inmediata, “¡no!, pero es lo que tengo que hacer”. Mis jefes, mis compañeros e incluso mi familia es lo que esperan que yo haga… o por lo menos eso es lo que yo creo que es lo que se espera de mí.

La pregunta vuelve una y otra vez. No se qué es lo que está ocurriendo hoy, pero ha acabado por instalarse en mi cerebro y no deja de torpedearme. Así no puedo seguir. No logro concentrarme y estoy empezando a agobiarme. Dejo a medias un mail que estaba escribiendo y, sin ni siquiera apagar mi ordenador, me levanto y salgo a toda velocidad en dirección a la puerta que conduce a la calle. Necesito aire, necesito un respiro para evitar que la maldita pregunta acabe por ahogarme.

Ya en el exterior, respiro profundamente e inicio un diálogo conmigo mismo… (está claro, me estoy volviendo loco). “Qué tonterías estás pensando, a qué viene ahora esta estupidez, con todo lo que tengo que hacer y aquí estoy, en la calle, sin hacer nada…”. Doy una vuelta a la manzana, primero con paso firme; pasados unos minutos, con el paso más sosegado. Siento una sombra dentro de mi cabeza que ofusca mi realidad. Aunque quizás, la sombra sea yo, que no reconozco lo que me está ocurriendo,… desde hace mucho tiempo.

Probablemente, mi mundo inteligible, donde impera la razón, hace tiempo que devoró a un mundo sensible en el que anidaban mis sueños, convirtiéndome en prisionero de mis obligaciones y de mis falsas creencias. Pero la sociedad en la que habito (o mal habito) es lo que espera de mi, una persona capaz y responsable que cumple con sus deberes, sacrificándose y renunciando a sus sueños por los demás.

De pronto, un recuerdo hace que me vea a mi mismo, hace veinte años, diciendo todo aquello que iba a hacer en mi vida, imaginándome disfrutando de una existencia plena, divertida y gratificante. ¿Dónde quedaron esas ilusiones? Pienso en mis hijos, a los que cada día dejo en la puerta del colegio y les instruyo en el camino de la verdad por la vía del sacrificio… ¡qué imbécil! La vida se vive, no se tira a la basura.

A veces pienso que hago todo esto para que mis hijos, mi familia se sientan orgullosos de mí. Nada más lejos de la realidad. Poco a poco, mientras rodeo la manzana de mi oficina, voy dándome cuenta que la gente que te quiere se siente orgullosa de ti cuando haces aquello que te hace feliz, aquello que te libera de tus cadenas.

Entonces, ¿quién nos encadena?, ¿quién nos obliga a vivir atado a unas obligaciones que pulverizan nuestra vida en mil pedazos?, ¿quién produce las sombras que nos controlan? Formamos parte de la sociedad del estrés, una caverna en la que habitamos programados para levantarnos, trabajar y consumir. Una falsa apariencia de libertad valida un entorno hostil que fagocita a quienes se oponen al pensamiento grupal y  a quienes aspiran a vivir libres. Las consecuencias son terribles: infelicidad, angustia, ansiedad o depresión, implacables virus que infectan cada vez a más rehenes de su presente.

Son las 12 del mediodía. Llevo más de una hora en la calle. El ruido interior va mitigándose. El anhelo de alcanzar aquellas fantasías de juventud y la esperanza de que todavía estoy a tiempo de lograrlo van tomando fuerza en mi cabeza. Simultáneamente, una sensación de paz me invade. Paseo relajado, una sonrisa ilumina mi cara y, aunque no puedo ver mi rostro, imagino que mis ojos están recuperando el brillo de antaño. He dejado de ver todo lo que ocurre a mi alrededor para visualizar lo que podría estar ocurriendo si yo quisiera que ocurriera. Nada ha sido más real en los últimos años como este momento imaginario. Las sombras van transformándose en luz e ilusión. Tengo la sensación de haber salido de las profundidades de la tierra.

Regreso a la oficina. Al llegar a la puerta, me detengo unos segundos. Miro la puerta e imagino mi soporífero espacio de trabajo, y a todos mis compañeros trabajando en una penumbra que anula sus verdaderas ilusiones. Me gustaría entrar y animar a todos a romper sus cadenas y salir de su caverna, pero probablemente pensarían que he perdido la razón y que me he vuelto loco.

Doy media vuelta y me voy. Estoy dispuesto a renunciar a todo aquello que me aleja de mis sueños. El “tengo que hacer” ha sido sustituido por un motivador “quiero hacer”. Un deseo irrefrenable de cambiar mi oscura vida resuena en mi interior. Quiero hacerlo, voy a hacerlo. Mi intención ya no encuentra freno… Soy libre, ¡¡¡soy libre!!!

Vitamina T

La Vitamina T es fundamental para acelerar el ritmo de crecimiento de los seres vivos… y de las empresas, desencadenado transformaciones que impulsan su desarrollo estratégico y económico, gracias a la adopción de nuevas soluciones tecnológicas que optimizan sus procesos internos e incrementan su competitividad.
Descubre las 4 propiedades de esta poderosa vitamina.

Nuestro organismo necesita vitaminas y minerales para realizar sus funciones y conservar la salud. Muchas de ellas reciben nombres de letras (A, B, C, D, E…). Algunas incluso van acompañadas de números para diferenciarlas (B1, B2, B3, B5 o B12). Están presentes un multitud de alimentos y resultan imprescindibles para la vida. De hecho, el origen de la palabra procede del vocablo en latín “vita”, que significa vida.

La carencia de algunas de estas sustancias puede desencadenar determinadas enfermedades. Por eso, es importante tomar los alimentos que las contienen o determinados suplementos vitamínicos si un médico lo prescribe.

Cada vitamina cumple unas funciones específicas. Algunas, las más conocidas, protegen la vista (A), otras fortalecen los huesos (D), el corazón (E) o la circulación (K y B6). Otras nutren el sistema nervioso (B1, B2 y B3), contribuyen a producir hormonas (B5), preservan la salud de piel, uñas y cabello (B9 y B12) o son un potente antioxidante (C).

Sin embargo, hay otro grupo de vitaminas que son mucho más desconocidas, y sobre las que se sigue investigando para conocer más acerca de sus propiedades. Es el caso de la vitamina T o termitina, un complejo de sustancias bioestimulantes que se obtiene de las termitas y cuyo principal beneficio es que acelera el ritmo de crecimiento.

En 1930, el biólogo profesor Goestsch, de la Universidad de Graz (Austria), realizó un estudio con insectos y descubrió una sustancia que activaba el metabolismo de estos animales, acelerando su desarrollo y provocaba transformaciones que modificaban la herencia genética de la especie. A su descubrimiento lo denominó complejo vitamínico T. Años más tarde fue aplicada en animales vertebrados y en el ser humano, aunque en éstos, la respuesta al estímulo es menor que en los insectos. No obstante, ejerce un efecto positivo sobre el crecimiento en estatura, el aumento de la fuerza muscular o la coloración de la piel.

Desde hace algunos meses, la vitamina T se viene aplicando con éxito al mundo empresarial, proporcionando beneficios demostrados en el desarrollo estratégico de algunas organizaciones, en la implementación de procesos internos más eficientes y la gestión del cambio para adaptarse a entornos cada vez más competitivos y digitales.

Las propiedades de esta poderosa vitamina son 4:

  • T de Transformación (digital y no digital). Estamos inmersos en una auténtica revolución digital. Las empresas necesitan una completa reestructuración y transformación global para adaptar su modelo de negocio a las demandas y necesidades del consumidor actual. La digitalización de las empresas es el detonarte que deja al descubierto una serie de carencias e ineficiencias que precisan de un aporte vitamínico extra para que todos los integrantes de la empresa puedan adaptarse y alinearse a un profundo proceso de cambio que es ineludible para la mayoría de empresas. La cuestión ya no es si debe iniciarse un tratamiento o proceso de transformación, sino cómo y cuándo se va a iniciar.
  • T de Tecnología. La tecnología, además de ser una poderosa fuente de innovación, se ha convertido en un must para cualquier empresa. Cada vez son más necesarias las herramientas de análisis de negocio, implementar plataformas colaborativas para optimizar el trabajo en equipo y el flujo de información, adentrarse en entornos virtuales de trabajo, utilizar plataformas de gestión del rendimiento o apoyarse en herramientas de cloud computing.
    El desconocimiento de las soluciones tecnológicas disponibles unido a la rápida proliferación de nuevas aplicaciones pueden provocar una indigestión en los responsables de la adquisición e implementación de nuevas tecnologías en las empresas. Equivocarse con la solución, elegir la opción más justa o decantarse por el “caballo grande, ande o no ande” son algunos de los síntomas de esta indigestión.
    La dosis vitamínica apropiada en este caso es ajustarse a las necesidades reales de la empresa en esta materia y aplicar únicamente aquellas soluciones que contribuyan a optimizar la gestión de la empresa y en la dosis necesaria.
  • T de Talento. Al hablar de talento estamos hablando de personas. La transformación conlleva implícito un proceso de gestión del cambio, y este cambio afecta, no solo a la cultura de la organización, sino también a la actitud y el compromiso de los componentes de dicha organización. Gestionar el talento de la empresa implica adecuar el equipo humano a las necesidades de cada momento. Una implementación inadecuada producirá efectos secundarios cuyos síntomas se manifestarán a través de desmotivación individual o colectiva, desconocimiento de lo nuevo, incapacidad para hacer algo distinto, conflictos internos o falta de compromiso de los empleados.
    El complejo vitamínico T actúa sobre la actitud, el conocimiento, las competencias y el compromiso, proporcionando grandes beneficios para las personas, los equipos y el conjunto de la empresa.
  • T de Transparencia. Las empresas actuales son menos jerárquicas y están más orientadas a fomentar el trabajo en equipo y la interacción entre sus trabajadores y sus clientes. Los objetivos son cada vez más colectivos y se centran en la satisfacción del cliente. Por ello, los procesos internos deben ser cada vez más cooperativos y transparentes.
    En este sentido, las herramientas colaborativas ejercen de vitamina T al proporcionar soluciones de comunicación y de gestión de proyectos que permiten el trabajo en equipo sin que exista la necesidad de estar físicamente en un mismo espacio. Se puede compartir información y conocimiento en múltiples formatos y otorgar permisos de acceso a cada nivel de información para que todo el mundo, incluido el cliente, pueda estar al corriente de la información que precisa en cada momento. Además, pueden hacerlo a través de un navegador web o del propio smartphone, lo que favorece la movilidad y la rapidez de respuesta.

Se confirma de este modo que la Vitamina T es fundamental para acelerar el ritmo de crecimiento de las empresas y desencadenar transformaciones que las dimensionen a escenarios de mayor desarrollo estratégico y económico.

No es fácil encontrar esta vitamina, pero buscando por la T de TAKTIC, encontramos una empresa capaz de gestionar el cambio tecnológico y organizacional que supone para las empresas la adopción de nuevas soluciones tecnológicas, tanto en sus procesos internos como para sus empleados.

El expertise de TAKTIC despliega un amplio ecosistema de soluciones en las áreas de Consultoría, Marketing, Estrategia, Training & Coaching y Advisory.

Expertos en Transformación Digital

TAKTIC ofrece completos tratamientos a base de Vitamina T para ayudar a empresas y organizaciones a que los sistemas de información les ayuden a mejorar el funcionamiento de su negocio, detectar oportunidades de mejora y obtener más rentabilidad que les ayude a competir.

El lema “Aligning Business & Technology” refleja la convicción acerca de la importancia de adecuar la tecnología necesaria a las características de cada negocio para favorecer la consecución de resultados óptimos.

En TAKTIC, somos expertos en transformación digital y auténtica Vitamina T para tu negocio.

Más info: www.taktic.es

 

– Read in English –
El próximo 31 de diciembre finalizará mi relación con Euronics, tras más de 20 años. Me siento un privilegiado de haber liderado durante los últimos 5 años la organización que ayudé a nacer y crecer durante 16 años desde la dirección de marketing.

Al hacer balance, son muchas las vivencias y anécdotas que podría contar. Me llevo en la mochila grandes momentos, un aprendizaje enorme y, sobre todo, la suerte de haber conocido profesionales enormes y personas maravillosas, algunas de las cuales, han pasado a formar parte de la lista de amigos.

Es complicado poner orden a todos los recuerdos que se agolpan en mi cabeza. Pero si tuviera que destacar únicamente tres momentos, por su carácter especial y por lo mucho que han significado para todos los que hemos vivido con pasión este proyecto, elegiría los siguientes:

  1. Incorporación a Euronics International.
    Corría el año 1997 y nos habíamos marcado el objetivo de adherirnos a un grupo internacional ante la expectativa de globalización empresarial que comenzaba a intuirse. La oportunidad llegó antes de lo previsto. Un joven grupo internacional buscaba incorporar un socio en España, y aunque los candidatos eran varias organizaciones de mayor volumen y experiencia que nosotros, se eligió nuestro proyecto por tratarse de un modelo de negocio que aportaba muchos factores innovadores.Desde nuestra incorporación nuestro compromiso con la matriz internacional fue total. De hecho, llegamos a formar parte de todos los órganos de gobierno y gestión, así como de los diferentes comités de gestión (Estrategia, Compra, Marketing, etc…). Hemos sido siempre un socio activo y proactivo, poniendo al servicio del resto de componentes y del equipo de la central nuestra experiencia y nuestro esfuerzo personal en beneficio del futuro de la organización.El paso por Euronics International no ha podido ser más satisfactorio. Hemos hecho todo lo que estaba en nuestra mano para que la marca tuviera notoriedad y reconocimiento en España.
  2. Finalistas al Premio a la Excelencia del Gobierno de Aragón.
    Nos quedamos con la miel en los labios…, pero nos dimos un atracón de satisfacción al lograr algo que parecía imposible para una organización de nuestras características. También fuimos la primera central de compras en obtener un reconocimiento de esta índole. Era el año 2009. Cuatro años después, renovamos el reconocimiento al superar una nueva auditoria del modelo EFQM de Excelencia empresarial y obtener el Sello de Excelencia.Este hito supuso entrar a formar parte de un selecto grupo de empresas que tienen su base en Aragón, como General Motors, BSH, Ibercaja, Saica, Fersa Bearings, DKV o MANN + HUMMEL, entre otras. Un auténtico lujo para una organización que representaba los intereses de más de 700 pequeñas y medianas empresas.Lo más importante para nosotros fue ver reconocidos la dedicación y el buen hacer de un reducido grupo humano capaz de dar vida a un equipo capaz de alcanzar lo imposible. He sido un afortunado de formar parte de un grupo de PERSONAS (con mayúsculas) increíble, compuesto por profesionales implicados en el objetivo, generosos entre sí y valientes a la hora de asumir nuevos retos.
  3. El lanzamiento de la tienda online.
    El reto imposible era competir con las grandes empresas de la distribución en el terreno digital. Superamos los obstáculos y lanzamos nuestra tienda online, convirtiéndonos en la primera central de compras en España capaz de dar una solución a un modelo de negocio complejo que aglutina a muchos empresarios y emprendedores que veían en el mundo digital a un competidor en vez de un poderoso aliado.De este modo, iniciamos un proceso de transformación digital que ha sido referente para el resto de centrales de compra y que dio luz a numerosas herramientas para optimizar el servicio a los puntos de venta asociados: Plataforma Azul (B2B), Comunidad Euronics 3.0, Wikinics, EVA (escaparate Virtual Activo), Virtual Seller, Aqua Electro, Euronics Business Intelligence (EBI), Click & Collect, DataService, etc.Con el tiempo, el consumidor ha difuminado la línea que separa el mundo off del mundo on y las tiendas han comprobado que el mundo digital genera tráfico y ventas en el mundo físico.

Estos tres retos simbolizan mi paso por Euronics. En los tres fuimos punta de lanza para abrir camino a otras empresas horizontales en el terreno de la internacionalización, la excelencia en la gestión y la digitalización empresarial. Pero hubo un momento en el que hubo que dar un salto al vacío para saber si seguiríamos vivos… y sí, seguimos vivos.

¿Qué ocurrió? Pues que en el momento de la verdad, tomamos decisiones y lideramos el cambio dentro de nuestra organización, abriendo nuevas vías de desarrollo a nuestro modelo de negocio, el de las cadenas de tiendas asociadas.

Qué rápido ha pasado el tiempo… Y cuánto nos queda por hacer y aprender.

Bye bye Euronics, adiós amigos. Me voy satisfecho con lo realizado porque he dado lo mejor de mi en cada momento.

Gracias a todos cuantos habéis formado parte de mi vida profesional durante estos últimos 20 años, miembros de Euronics España y Euronics International, proveedores y fabricantes, medios de comunicación sectorial, compañeros de foros empresariales (FECE, ANCECO, AECOC…) y especialmente, a todo mi equipo de colaboradores, algunos de los cuales habéis decidido acompañarme en un nuevo proyecto empresarial, TAKTIC Business & Technology, a través del cual seguiremos aportando valor a muchas empresas y profesionales.

A todos, mil gracias. Me he sentido querido y valorado por vosotros. Qué más se puede pedir.

Os deseo éxito en los retos que os propongáis y felicidad en nuestras vidas.

Es tiempo de cambio, es tiempo de transformación… seguro que muy pronto volveremos a vernos. Ese será mi nuevo reto.

Next 31 December my relationship with Euronics will end after over 20 years. I feel privileged for having led for the last 5 years the organisation that I helped to come into being and develop for 16 years from the marketing side of the business.

Now that I’m taking stock, there are many stories and anecdotes I could tell you about. I’m taking with me great moments and a great deal of learning. But, above all, I feel most fortunate for having met so many great professionals and wonderful people, some of whom have also become close friends.

It’s not easy to try to put some order in all the memories that come crowding my head. But if I had to single out just three moments, I would choose the following due to their special nature and great impact on all who have lived this project with passion:

  1. Euronics International membership.
    The year was 1997 and we had set ourselves the objective of joining an international group in the light of a business globalization that was beginning to be a reality. The opportunity came sooner than we expected. A young international group was seeking to incorporate a partner in Spain, and although the other candidates were several bigger and more experienced organizations, we were chosen because our business model offered many innovative factors.From the very beginning, our commitment with the parent company was complete. In fact, we participated in all managing and governing bodies as well as other management committees (Strategy, Purchase, Marketing, etc.). We were always active and proactive, putting our experience and personal effort at the disposal of the group’s headquarters and members, to the benefit of the future of the group.Our journey in Euronics International could not have been more satisfactory. We have done everything in our hands to make the brand known and recognized in Spain.
  2. Finalist for the Business Excellence Awards by the Government of Aragon.
    We were so close we could almost taste it! However, we did indulge ourselves when we achieved something that seemed impossible for a company like ours. We were also the first Buying Group to obtain such a recognition. The year was 2009. Four years later, we renewed this recognition by passing a new audit of the EFQM Model of Business Excellence and obtaining the Seal of Excellence. Such a milestone meant becoming part of an exclusive group of companies based in Aragon, including General Motors, BSH, Ibercaja, Saica, Fersa Bearings, DKV and MANN+HUMMEL. It was a real treat for an organisation that represented the interests of over 700 small and medium-sized enterprises.We were proud to be praised for the dedication and outstanding performance of a small team of people who were capable of encouraging our staff to achieve the impossible. I am truly blessed for having been part of such an amazing group of PEOPLE, formed by professional experts who were committed, generous with each other and brave when it came to taking on new challenges.
  3. Launching an online store.
    The impossible challenge was to compete with large distribution companies in the digital arena. We overcame many obstacles and launched our online store, becoming the first buying group in Spain capable of giving a solution to a complex business model that brought together a good number of entrepreneurs and business owners who saw in the digital world a competitor rather than a powerful ally.In this way, we began a digital transformation process that served as a model for the rest of buying groups. A good number of tools aiming at optimizing the service provided to associated points of sale were designed: Blue Platform (B2B), Euronics Community 3.0, EVA (which stands for Active Virtual Showcase), Virtual Seller, Aqua Electro, Euronics Business Intelligence (EBI), Click & Collect, DataService, etc.Over time, consumers have made the line between the online and the offline world become thinner and stores have factual evidence that the digital world generates traffic and sales in the physical world.

These three challenges represent my passage through Euronics. In all three, we were at the forefront opening the way for other horizontal companies in the field of internationalization, corporate excellence and business digitization. However, there was a moment when we had to dive into the unknown to check whether we would stay alive… and indeed we are!

What happened was that at the decisive moment we made decisions and led the change within our organisation, opening new development methods for our business model, i.e. chains of associated stores.

Time has gone by so quickly … and we still have so many things to do and learn.

Bye bye Euronics, adiós amigos. I am happy with everything that has been done because I have always done my very best.

Many thanks to all of you who have been part of my professional life for the last 20 years: members of Euronics Spain and Euronics International, suppliers and industry, trade media, colleagues at business forums (FECE, ANCECO, AECOC…). Special thanks to all the members of my team, some of whom have decided to join me in a new business venture, TAKTIC Business & Technology, with which we will continue to add value to many companies and entrepreneurs.

Thank you all. I have felt valued and appreciated by all of you. I couldn’t ask for more.

I wish you success in every professional challenge and happiness in your personal life.

It is time for change, time for transformation… I’m sure we’ll see each other again very soon. That will be my new challenge.

Empieza un nuevo curso.

Para los más pequeños de la casa significa enfrentarse a su primer drama vital. Para los más mayores la oportunidad de volver a reencontrarse con los colegas y rememorar las aventuras estivales mientras, con cierto cosquilleo en el estómago, hacen sus cábalas para acertar el cuadro de profesores que harán su vida más complicada durante los próximos meses.

Lloros, ilusiones, historias, intriga y muchas expectativas inundan de nuevo los patios de colegios e institutos durante estos primeros días de septiembre, mes que marca el inicio de la aventura educativa para alumnos, profesores y familias.

La educación es un derecho fundamental que se recoge en el artículo 27 de la Constitución Española, en el que expresiones como derecho a la educación, libertad de enseñanza, pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales, enseñanza básica obligatoria y gratuita, refuerzan el valor que tiene educar para vertebrar una sociedad a través de cada uno de sus individuos. La educación es uno de los pilares básicos de una sociedad.

La educación es el mejor legado que puede obtener una persona. El bienestar individual y colectivo están estrechamente relacionados con la acción educativa, ya que favorece la comprensión de su propia realidad, edifica su personalidad, contribuye a desarrollar sus capacidades, y en consecuencia, conforma su propia identidad.

Etimológicamente la palabra educación proviene del latín educare, que significa dirigir o encaminar. Esta palabra está estrechamente relacionada con otras expresiones del latín, ducere, cuyo significado es guiar o conducir, y de docere, que significa, enseñar, y que es el origen de la expresión docencia.

La palabra docente designa a quien ejerce la enseñanza, aunque intrínsecamente, se asocia a otros cometidos que dan altura a la noble función de educar a otras personas, especialmente cuando se trata de niños y jóvenes. El docente guía, enseña el camino, lo crea si es necesario, anticipa el futuro de los alumnos y proyecta el plan que les llevará hasta allí, se obliga a actualizarse permanentemente, se auto motiva con su misión aunque tenga que ejercer en el peor de los entornos y con los medios más rudimentarios, se compromete a colaborar con los padres, principales responsables de la educación, en beneficio de sus hijos, busca en el interior de sus educandos para ayudarles a conducir hacia fuera (ex – ducere) todos sus talentos. Todos esto es lo que, en suma, hará que niños y jóvenes puedan realizarse y alcanzar la tan ansiada felicidad.

Qué valioso es para una comunidad tener buenos docentes. Y aun con todo, desde muchos ámbitos de nuestra sociedad se está infravalorando, e incluso, denostando el noble cometido del maestro. La consecuencia más directa es que, al final, recogeremos lo que durante años venimos sembrando.

La figura desafiante de los indocentes se erige con fuerza en un entorno cada vez más hostil para la educación comprometida y de calidad. La falta de profesionalidad e implicación, la desidia, los intereses económicos y políticos o el papel ultra protector de muchos progenitores respecto a sus hijos, son solo algunos de los numerosos factores que amenazan con convertir la enseñanza en una máquina de crear lo que yo lamo “zombies titulados”, es decir, individuos con valores muertos (o no cultivados) que son resucitados o adiestrados por “hechiceros indocentes” para que sirvan sus intereses, a modo de esclavos, mientras contagian al resto de sus congéneres.

Esta idea, aunque parece apocalíptica, se torna muy real cuando se analizan el comportamiento hedonista y los intereses materialistas de una parte de la sociedad que va ejerciendo una creciente y peligrosa influencia sobre las siguientes generaciones. En algunos programas telebasura, por ejemplo, tenemos un escaparate atroz de estos seres instruidos para vagar por la vida a cambio de vender sus miserias.

¿Quiénes son los indocentes?

Pero quienes son estos seres que han convertido la educación y la enseñanza en un pozo de miserias para muchas personas.

A los indocentes podemos encontrarlos disfrazados de:

  • Algunas de sus características que les distinguen de los auténticos son:
    • La llamada del trabajo y no la de la vocación es la que les hizo dedicar su tiempo a encerrarse en aulas con seres incómodos. La falta de motivación y compromiso es descarada en estos casos. La propiedad de una plaza en la función pública en algunos trabajadores del sector agrava esta realidad, pues se sienten en posesión de la verdad, la autoridad… y la plaza.
    • Demuestran escasa psicología con sus discípulos, estandarizando el trato distante con sus alumnos, sin distinguir cuáles pueden ser sus necesidades, problemas o métodos más adecuados para despertar su motivación y curiosidad por las materias. Además, no saben gestionar emociones ni expectativas, tanto de alumnos como de padres, con quienes nunca llegan a empatizar.
    • Ignoran las reglas sociológicas al no saber hacer crecer a la clase como grupo, identificando y potenciando todo el talento colectivo que atesoran. En ocasiones, el enfrentamiento y pugnas internas entre diversos miembros del claustro de profesores enrarece el ambiente e intensifica el clima de descoordinación, perjudicando a los destinatarios de su trabajo.
    • Son llaneros solitarios, que no hacen equipo con padres ni con otros profesores. Desde su atalaya observan al resto de la comunidad educativa con superioridad, desprecio y arrogancia.
    • Enfatizan lo negativo, diferenciando entre alumnos buenos y malos, marginando a éstos últimos y renunciando a buscar las causas que les lleva a colocarles esa deleznable etiqueta.
    • Son ineficaces e ineficientes. Su incapacidad para transmitir conocimientos (a veces por propio desconocimiento de la materia) provocan que el alumno esté perdido durante todo el curso y tenga la necesidad de complementar las supuestas clases con profesores particulares, ocasionando un gasto adicional a muchas familias, algunas de las cuales tienen serias dificultades económicas.
  • El mundo del libro impreso también tiene su parte de culpa, a pesar de contribuir con su misión a la difusión de la cultura y la enseñanza de todas las materias. Sus pecados son:
    • El negocio antes que la misión. Las necesidades empresariales se anteponen a la misión de editar, publicar y comercializar textos de calidad, impresos y en otros soportes tecnológicos, con el objetivo de socializar la cultura en las diferentes áreas del conocimiento y fomentar la educación crítica, creativa y responsable en la sociedad.
    • Coste elevado de los libros. La clientela cautiva asume un gasto muy elevado cada comienzo de curso, aunque, en este sentido, la culpa está repartida entre agentes institucionales, profesorado y editoriales. No se si de forma coordinada y/o intencionada o son simplemente casualidad algunas situaciones que se producen, como:
      • que cada año se actualicen libros de materias que, en realidad, no evolucionan en muchos años (por ejemplo: Religión, Matemáticas, Inglés…). Esta renovación permanente dificulta que los alumnos puedan heredar libros de texto de sus hermanos mayores e inhabilitan los bancos de intercambio de libros impulsados por las asociaciones de padres de los colegios.
      • que haya que comprar obligatoriamente libros que luego no se utilizan en todo el curso. Imagino que el profesor ya lo sabe de antemano. Entonces, ¿por qué lo pone en la lista? o ¿por qué el colegio exige que se compre?
      • cuando la Administración aplica políticas de gratuidad o subvención de libros, se editan cuadernillos de trabajo del alumno que deben comprarse obligatoriamente y que, casualmente, suponen a los padres un gasto similar al que venían soportando cuando no se aplicaban dichas políticas. Hecha la ley… se cobra de dos lados.
    • Transformación digi… ¿qué? En plena era de la comunicación y la tecnología y con una profunda preocupación por la protección del medio ambiente todos los agentes que participan en la cadena de suministro del sector editorial siguen manteniendo comportamientos de hace cuarenta años, produciendo y distribuyendo cada vez más libros, más papel, más árboles. Existen medios audiovisuales, dispositivos informáticos y técnicas docentes que reducen el impacto de la enseñanza sobre el medio ambiente y potencial el aprendizaje… ¿a quién le interesa seguir haciendo siempre lo mismo?¿ A los de siempre? La transformación digital de la educación es la solución.
  • Sistema educativo: Además de educadores y educandos, el sistema educativo español incluye otros agentes y autoridades que son directamente responsables de promover y garantizar una educación de calidad que alcance a todos. Son los legisladores, centros docentes, equipos directivos e inspectores educativos.  Aunque conocen el valor de su misión institucional y realizan su cometido profesionalmente, se ven sometidos, en muchas ocasiones, a los caprichos e intereses de terceros, lo que propicia que algunas piezas del sistema se adulteren e incluso, lleguen a corromperse. Simplemente algunos ejemplos para ilustrar esta denuncia:
    • Falta de acuerdo Gobierno y oposición para diseñar conjuntamente y aprobar una LEY o PACTO por la educación. Es incomprensible e inadmisible que en tantos años democracia la educación se vea afectada por los intereses políticos de los gobiernos de turno, tanto a nivel nacional como autonómico. Es tal el poder de adoctrinamiento de la enseñanza, que no de la educación, que la mayoría de los gobiernos quieren interferir para incrustar sus doctrinas en forma de materias escolares.
    • Reinos de Taifas. Las 17 autonomías españolas representan 17 sistemas educativos. Cada una, en su medida, exigen adaptar todo a sus intereses, fragmentando todo el potencial del sistema educativo y reduciéndolo a aspectos muy locales, generalmente. El resultado son alumnos expertos en su tierra, que a la postre corren el riesgo de convertirse en nacionalistas entusiastas. Suerte que muchos de ellos salen de sus fronteras regionales para ver el mundo y aprender a través de la convivencia con personas de otros lugares.
    • Infantilización del alumnado. Lejos de promover la madurez, el emprendimiento y la emancipación entre el alumnado, el sistema educativo, con los padres a la cabeza, se ha empeñado en tratar a los alumnos como si fueran niños. Exceso de protección, facilidades para aprobar, programas sin ningún tipo de evaluación de capacidades y aprovechamiento, e incluso, titulaciones que se obtienen con alguna asignatura suspensa dejan de manifiesto que se está bajando el listón de la superación y el esfuerzo personal. El “todo para ya y más fácil” se está imponiendo en la sociedad. Así, ¿quien se va a enfrentar a los retos más difíciles para alcanzar sus sueños? El despertar de la vida real será muy duro para muchos.

Un nuevo enfoque

Me pregunto por qué ocurre esto. La respuesta es clara y vehemente. Porque el alumno no está en el centro de estrategia educativa.

Son tantos los intereses de algunos de los jugadores del sector que el alumno se ha convertido en un mercado, del que hay que obtener el máximo beneficio y rentabilidad. Y esto es muy grave.

La educación es un medio para alcanzar un fin, individual y colectivo. Generalmente se asocia a la capacidad de encontrar trabajo o dedicarse a realizar la función profesional deseada. Pero también es el vehículo para hacer aflorar generaciones de personas con conocimientos prácticos, competencias reales, capacidad crítica, creativas, habituadas a relacionarse interpersonalmente, trabajando en equipo, sabiendo sacrificarse por uno mismo y por su entorno, estableciendo metas individuales y colectivas, además de mejorar continuamente como personas y seres sociales.

El sistema educativo tiene que ser, obligatoriamente, coherente. Para ello, debe nacer del consenso de todas las partes implicadas y debe adquirir un valor auténtico para todo el conjunto de la sociedad. Si queremos tener los mejores alumnos, necesitamos contar con los mejores profesores, los pedagogos más innovadores, los centros educativos más preparados, la Universidad más avanzada, los gobernantes más generosos y con mayor apertura mental. Además, tenemos que estimular en los alumnos el pensamiento racional y creativo simultáneamente, transmitir el gusto por el conocimiento, enseñar a trabajar en el aula sin papel a través de las nuevas tecnologías, implementar sistemas de evaluación personalizados que tengan el cuenta el perfil de cada alumno y su potencial talento, educar en el respeto y la igualdad, enseñar a tomar decisiones y animar a investigar lo desconocido, sin miedo, con anhelo de curiosidad.

Los efectos positivos se vislumbrarán en las futuras promociones de alumnos y se trasladarán progresivamente a los puestos de trabajo (cuando trabajen), a las familias y grupos de amigos (cuando se relaciones entre sí), a las instituciones (cuando se dediquen a la política), a las relaciones con otros pueblos (cuando se desplacen por el mundo). El sistema, por fin, desarrollará personas, unas con más éxito en el logro de sus objetivos y otras con menos, pero todas con mayor capacidad para ser libres, fijarse retos y ser más felices.

En una sociedad global, tecnológica, interconectada y multicultural no tiene sentido seguir haciendo prácticamente los mismo generación tras generación. Ha llegado el momento de sentarse y que nuestros dirigentes alumbren un Plan Estratégico para nuestro país, en el que identifiquemos cuales deben de ser nuestras fortalezas para tener una ventaja competitiva en el entorno internacional, concretar cuales son nuestros objetivos y a qué vamos a dedicar toda nuestra capacidad productiva como nación. De ahí nacerán las demandas de empleo, perfil de puestos de trabajo que necesitan cubrirse, el mapa productivo español para potenciar toda nuestra geográfica nacional y a todos nuestros habitantes. De ahí surgirán los planes de estudios que deben cursarse en nuestro país para dar respuesta a los objetivos que nos hayamos propuesto, y el número de plazas que deben habilitarse para cada plan de estudios.

Pero claro, si todo esto cambiara, algunos mal llamados políticos y otras esferas institucionales no tendrían armas de manipulación de la sociedad, algunas editoriales no ganarían dinero año tras año reeditando los mismos libros con diferente apariencia, algunos profesores verían peligrar su puesto de trabajo por no saber adaptarse a una educación más vocacional, comprometida y exigente y muchos padres descubrirían que los principales responsables de las educación de sus hijos son ellos mismos, así como de exigir que cada vez haya menos “indocentes” comprometiendo (y jodiendo) el futuro de sus hijos.

El objetivo de este post no es atacar a nadie, sino denunciar a aquellos que menoscaban el trabajo comprometido y decidido en materia de educación de políticos, directivos, editores, inspectores, maestros, educadores y padres que no quieren ser cómplices de mantener en pie un sistema educativo viciado que aletarga a nuestra sociedad y amenaza el futuro de nuestros descendientes.

Aunque algunos se preguntarán, ¿por qué preocuparse por la educación de nuestros niños y jóvenes?

Si tú, lector, te haces esa pregunta, entonces tú también eres uno de ellos…

…¡¡¡Eres un indocente!!!